Estereotipos de género, prejuicios que afectan la salud física y mental.

Perspectiva de Género Aug 01, 2021

¿Por qué se dice que los estereotipos de género son nocivos para las personas?

Según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), un estereotipo de género "es una opinión o prejuicio generalizado acerca de atributos o características que hombres y mujeres poseen o deberían poseer o de las funciones sociales que ambos desempeñan o deberían desempeñar".

Los estereotipos son modelos, patrones de conducta o creencias preconcebidas que definen cómo deben ser, actuar, pensar y sentir las mujeres y los hombres en una sociedad. Representan un conjunto de atributos o características que se les asignan de forma tal que esto determina cómo deben ser las relaciones entre los géneros.

Un estereotipo de género limita la capacidad de hombres y mujeres para desarrollar sus facultades personales, tomar decisiones relacionadas con sus proyectos de vida, elegir o realizarse en una carrera profesional. En el caso de adolescentes, los estereotipos les afectan de manera tan profunda en la salud, que los puede conducir al alcoholismo y problemas de alimentación hasta convertirlos en síndromes.

Según el reporte del Journal of Adolescence Health muchos estudios reflejan la estrecha relación entre los rasgos de personalidad, estereotipos y roles de género, con los desórdenes de alimentación en adolescentes. Esto quiere decir que no solo afectan la salud física, sino también la mental.

Es por ello que el tema de la identificación, sensibilización y deconstrucción de modelos basados en estereotipos se convierte en un tema muy importante, particularmente ahora con el Covid-19, mediante el cual, a nivel mundial, tuvimos que observar la salud como prioridad. La igualdad de género es una prioridad también.

Podría parecer exagerado pero no lo es. Si la forma en cómo hemos construido las relaciones de género basadas en prejuicios no causara enfermedad y hasta la muerte (pues el desenlace más violento de los estereotipos, es el feminicidio); no se consideraría como prioridad; comparativamente con un virus tan peligroso. La violencia de género ha llegado a niveles tan altos que de no hacer algo a partir de ya, llegará un momento en que este bendito planeta se quedará sin niñas: sin mujeres.

La utilización de estereotipos en lo cotidiano de las personas es algo que no se percibe ni se comprende si no se está sensibilizada, sensibilizado. Por lo general, para identificar un tema delicado o difícil de abordar por la persona; se hace necesario primero que acepte que hay un problema, para posteriormente estar en posibilidad de resolverlo. Una persona con alcoholismo, no podrá atender su padecimiento, si primero no acepta que está viviendo con una enfermedad, un problema al cual hay que atender.

El derecho internacional de los derechos humanos se ocupa de los estereotipos de género y de su utilización, que afectan a derechos humanos y libertades fundamentales ampliamente reconocidos.

Los estereotipos pueden ser hostiles o nocivos(por ejemplo, las mujeres son irracionales) o “aparentemente” benignos (por ejemplo, las mujeres son protectoras). Por ejemplo, sobre la base de este último estereotipo de que las mujeres son más protectoras, las responsabilidades del cuidado de los hijos e hijas, suele recaer sobre las mujeres de manera casi exclusiva, lo que resulta en una desigualdad que les afecta profundamente. ¿Cómo? Las aleja de la posibilidad de un trabajo formal remunerado, de una carrera, de la posibilidad de desarrollarse profesionalmente, de lograr sus propios deseos individuales.

Otras de las consecuencias negativas de que, las niñas, sean objeto de estereotipos son:

  • Matrimonio infantil,
  • Deserción escolar,
  • Depresión,
  • Embarazo precoz,
  • La exposición a la violencia.

De las consecuencias negativas en los niños son:

  • Morir con mayor frecuencia en accidentes por “hacerse los valientes” frente a sus amigos,
  • Tener una esperanza de vida más corta que las mujeres,
  • Ser más propensos al abuso de bebidas alcohólicas y las drogas,
  • Mayor tendencia al suicidio,
  • Involucrarse en actos de violencia física en mayor medida que las niñas.

El uso de los estereotipos de género asigna a una persona determinada, hombre o mujer, atributos, características o funciones específicas, únicamente por su pertenencia al grupo social masculino o femenino. La utilización de los estereotipos de género es dañina la mayoría de las ocasiones pues genera violaciones de los derechos y las libertades fundamentales. Un ejemplo de lo anterior es la falta de penalización de la violación marital, basada en el concepto social de que la mujer es la propiedad sexual del hombre.

El derecho internacional de los derechos humanos asigna los gobiernos la obligación de eliminar la discriminación contra hombres y mujeres en todos los ámbitos de la vida.

Esto exige que se adopten medidas para abordar los estereotipos de género, tanto en la esfera pública como en la privada, así como para evitar la utilización de dichos estereotipos, pero para que esto funcione, todas y todos tenemos que contribuir con nuestro granito de arena en la erradicación de la violencia que producen los prejuicios. Prejuicios que han sido engendrados desde una estructura rígida, patriarcal y discriminatoria.

Fuentes: https://www.ohchr.org/SP/Issues/Women/WRGS/Pages/GenderStereotypes.aspx

Estudio de Journal of Adolescent Health https://www.jahonline.org/article/S1054-139X(02)00454-8/fulltext


Tags

Maria Isabel Pérez

Formadora, consultora y speaker en Perspectiva de Género con más de 15 años de experiencia en RRHH. Feminista mexicana, comprometida con la igualdad.