LA PERSPECTIVA DE GÉNERO, herramienta para construir una sociedad más igualitaria.

Perspectiva de Género Mar 31, 2021

La sociedad mexicana ha ido cambiando de enfoque como lo han hecho en otras naciones. Se han roto los moldes que se habían establecido por años. Se han dado nuevas manifestaciones humanas a partir de esta apertura. Esto ha provocado que se den confrontaciones entre distintos grupos que finalmente, buscan lo mismo; ser visibilizados y respetados. Y dichos grupos han dado muestra y ejemplo de que la sociedad tiene que evolucionar hacia la justicia y la igualdad de derechos independientemente de credos, orientación sexual, género, edad, color de piel, origen étnico o nacionalidad. Se busca como eje común, detener la violencia perpetrada por aquellos que no comprenden, no pueden desarrollar empatía, o bien; se sienten enfermizamente superiores, Trump por ejemplo.

Foto de Chris Johnson

Para dar sentido a muchas de esta serie de visiones grupales y que finalmente llevan detrás una misma causa, considero poderosísima la herramienta denominada Perspectiva de Género (PeG) -también denominada visión de género o enfoque de género- pues al estudiarla y saber implementarla, la personas reciben beneficios tan trascendentes como: mayor reconocimiento hacia las personas y sus talentos; disminución de estrés y enfermedades físicas y psicológicas relacionadas; aumento de oportunidades para mujeres y hombres en trabajos en donde usualmente no eran considerados; disminución y hasta la anhelada erradicación de la violencia contra las mujeres y las niñas; prevención del embarazo adolescente; mejor salud sexual; manifestación de las masculinidades de manera más asertiva y menos violenta; rompimiento de estereotipos y división sexual del trabajo para impulsar la economía; igualdad de pago con enfoque de competencias independientemente de género; paternidades y corresponsabilidad familiar, entre otros muchos beneficios que se dan a partir de esta herramienta tan poderosa.

¿Qué es Perspectiva de Género?

La perspectiva de género (PeG), es una herramienta conceptual que muestra que las diferencias entre las mujeres y los hombres, no sólo se dan por determinación biológica. También la cultura les asigna a los seres humanos diferencias entre sí. La sociedad en general, al haber asignado estas diferencias culturales, cayó en la práctica de discriminación, separatismo, desigualdad e invisibilización, no sólo de las mujeres y las niñas; sino de grupos denominados “las minorías”, es decir; la parte que difiere de la mayoría de la misma población. La perspectiva de género nos permite analizar e identificar estas diferencias, desigualdades y prácticas discriminatorias y cómo afectan a los distintos grupos que conforman una sociedad a fin de poner en marcha, acciones que equiparen condiciones, hasta igualar las diferencias negativas contra un grupo humano u otro.

También es considerada un mecanismo que permite distinguir los elementos que se constituyen dentro de las diversas problemáticas sociales y la forma en que debe incidir en el diseño y evaluación de las políticas y programas públicos y privados establecidos para atender dichas problemáticas. Como mecanismo, nos permite identificar y cuestionar las prácticas discriminatorias entre las personas, aunque particularmente; algunos se enfoquen a las mujeres, lo cierto es que es una herramienta muy útil y aplicable para generar acciones de igualdad y respeto por todas las personas, independientemente de su sexo.  

La perspectiva de género es muy importante porque nos abre los ojos frente a un tema que, como humanidad, llevamos perpetrando por siglos: la desigualdad y la discriminación y lo más relevante de esto, es que nos permite actuar para equilibrar esa balanza humana que ha sido desproporcionada por siglos.

Ahora se están haciendo esfuerzos mundiales a favor de la igualdad enfocando las acciones en las mujeres. Durante las pláticas que he dado, algunas personas me han preguntado, ¿por qué aparentemente se están haciendo más esfuerzos en favor de las mujeres? y esta es la respuesta.

Históricamente las mujeres han sido víctimas de exclusión y desigualdad de manera constante y sonante y la justificación ha sido, la diferencia biológica. Basta ver varias series de Netflix y HBO tales como: “El cuento de la criada” -The Handmaid’s Tale- de Margaret Atwood; Coisa Mais Linda, serie brasileña que es perfecta para conocer la situación de las mujeres en ese país a finales de 1950. Otro ejemplo de ello, “Las chicas del cable” considerada una de las mejores series no estadounidenses, que deja ver claramente cómo vivían las mujeres en los años 30 y cómo fue su introducción en el mundo laboral. Estos son sólo algunos ejemplos de ello, material hay mucho; para analizar y observar cómo las mujeres, por generaciones fueron consideradas y siguen siendo para muchas y muchos; un objeto.

Según los datos de las Naciones Unidas y la CIA (Central Intelligence Agency) en el mundo hay actualmente un 50,5 % de hombres y un 49,5 % mujeres (ambas fuentes coinciden en los porcentajes). La mitad de la población mundial son mujeres pero el 25% con liderazgo. Se hace necesario mayor participación de mujeres en cargos de dirección para generar el balance que contribuya a una economía de escala con visión de género.

Aunque ha habido grandes avances en temas de igualdad de género alrededor del mundo y me enfoco particularmente a México, porque es el país donde vivo y he implementado el tema, lo cierto es que todavía hay mucho por hacer. Observamos desigualdades aún en educación, responsabilidades familiares, acceso al salario igualitario, salud, representación política o mercado laboral y los nocivos efectos colaterales de la desigualdad debido a estereotipos y economía como el matrimonio infantil.  

Tengo total confianza y convicción de que, al utilizar la PeG en las organizaciones públicas y privadas, pero especialmente en las familias, que es donde se gestan las discriminaciones y la violencia en muchos de los casos; podremos deconstruir modelos aprendidos para construir nuevos modelos más inclusivos, dignos y especialmente,  libres de violencia. En una manifestación crítica de masa, esto sería un enorme avance para la humanidad.

Gracias por leerme. Te dejo un enorme saludo.

Tags

Maria Isabel Pérez

Formadora, consultora y speaker en Perspectiva de Género con más de 15 años de experiencia en RRHH. Feminista mexicana, comprometida con la igualdad.

No he podido validar tu suscripción.
Se ha realizado tu suscripción.

Boletín Mensual

¡Hola! Suscríbete a mi boletín para recibir las novedades más interesantes.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso